5 de septiembre de 2014

Publicado por telmonollega 2 comentarios Enlaces a esta entrada




En la madrugada de hoy hace un año conocí a la persona que más me ha cambiado la vida, y que más feliz me hace. Desde ese momento, no nos hemos separado ni un sólo día. Me hace sentir cosas que jamás imaginé que pudiera llegar a sentir. Féliz de tenerte conmigo y cada día más enamorada de tí. Felicidades mi amor!!!

1 de septiembre de 2014

Sin migrañas

Publicado por telmonollega 3 comentarios Enlaces a esta entrada
George Cruikshank





Padezco migrañas con aura más o menos desde los 11 años. Coincidió con la época en la que me vino la regla, así que  yo creo que tienen que ver con el desarrollo. Desde entonces no he dejado de visitar neurólogos y de probar tratamientos. Incluso, me hicieron un TAC hace unos cinco años para descartar otras enfermedades. El resultado fue positivo, pero las migrañas han seguido conmigo durante todos estos años.


Para quien no sepa lo que es una migraña con aura, decir que te pueden dar en cualquier momento y lugar (lo más frecuente es que te den fuera de casa, con lo que eso implica) y que te incapacitan para todo. Son tan puñeteras que yo creo que no me he casado para que no me anulen el día, porque siempre que he tendio algún acontecimiento importante, no han querido perdérselo por nada del mundo, las jodías. Y por no hablar de los viajes, era pisar un aeropuerto e iluminársele el rostro a mi amiga la migraña.

Para que os hagáis una idea en cuestión de minutos, en uno o ambos ojos empiezo a ver visión de luces intermitentes (más o menos como si fueran las 5 de la mañana y llevara todo la noche de fiesta pasada de copas), imágenes fraccionadas, disminución del campo visual y visión borrosa y una sensación de mareo increible. Tras esta sintomatología, a veces, me aparecen una especie de cosquilleos u hormigueos por la cara y brazo, hasta el punto de llegar a quedarse dormido.

Todos estos síntomas me avisan de la llegada inminente de una gran migraña, que me dejará prostada en la cama lo que resta del día. Y, por si esto fuera poco, el ataque de migraña no llega sólo, viene con naúseas, vómitos, escalofríos, aumento de la sudoración, palidez, descenso brusco de la tensión arterial y un terrible dolor de cabeza, tan fuerte, que parece que me están rebanando los sesos con un martillo hidráulico.

Dicen los expertos que el 15% de la población sufre migrañas de una forma recurrénte, ya sean con aura o sin aura, y que el desencadenante de la migraña es un estímulo frente al cual la persona migrañosa es hipersensible, probablemente como consecuencia de una predisposición genética. Este estímulo puede activar diferentes estructuras del sistema nervioso, de manera que la activación predominante en alguna de estas áreas se correlaciona con las características clínicas de la migraña.

Pues bien, ¿sabéis cuál es el tratamiento más eficaz para la migraña? El EMBARAZO. Desde que nació mi hija no he vuelto a tener ni una sola migraña, como por arte de magia. Me pasé los tres primeros meses de embarazo a migraña diaria (sí, yo soy así de original, en lugar de naúseas, yo tenía migrañas, y de las gordas) sin tomar ni una triste pastilla, porque yo lo de la medicación durante el embarazo, como que no lo veo. Así que me he tirado 9 meses si ingerir ni un triste paracetamol. ¿Quién me iba a decir a mí que después de tantos tratamientos infructuosos iba a ser mi hija la que me quitase la migraña?

28 de agosto de 2014

Del arroz pasado al date prisa con el segundo

Publicado por telmonollega 4 comentarios Enlaces a esta entrada
Lo primero que quiero dejar claro en esta entrada es que LA GENTE, así, en mayúsculas, cada día es más metomentodo, más indiscreta, más cotilla, y porqué no decirlo, más cateta. Y os lo digo con pleno conocimiento de causa y como dice mi amiga Noemí, "cuanto más trato con los seres humanos, más admiro a los animales", de los que, en muchos casos, deberíamos aprender más de lo que nos pensamos, sobre todo en el tema de la crianza, en el que somos bastante animalicos aún.

Bueno, a lo que iba, que me disperso. Hace cinco años que estoy con el padre de mi hija. Hasta que encontré a la persona ideal con la que quería compartir mi vida, pasaron muchos años y una ya tenía cierta edad (32 en concreto). Es lo que tiene irse haciendo mayor, que una no busca prototipos que ya no existen, sino un perfil de persona que encaje en su vida, sabiendo que nadie es perfecto y que las parejas ideales no triunfan ni en el cine, pero teniendo muy claro lo que quiere. El caso es que desde que nos conocimos encajamos al minuto cero y al día siguiente compartíamos lecho y mantel (sin vértigo, todo hay que decirlo, que en esta vida hay que ser valiente). Desde entonces hasta que ha nacido mi hija, he tenido que escuchar cientos de veces que se me iba a pasar el arroz, que estaba en tiempo de descuento y que si esperaba mucho no me iba a dar tiempo a tener hijos (sí, hijos, así en plural). Si a eso le sumo el que algunas personas, retrógradas y anacrónicas, siguen diseminando su idea de que todas las parejas quieren tener hijos, porque es lo que toca, que para eso existen las parejas y no existe otra idea de familia que no sea papa/mama/bebito y bebita. Todo lo demás queda excluido del término familia. (abro paréntesis, así nos va, que tenemos hijos como quien se compra un coche nuevo y luego no sabemos dónde colocarlos, pero de eso ya os hablaré en otro post).

Como todas sabéis, lo mío me costó callar bocas, que de ganas hubiera cerrado de un puñetazo, pero la violencia no está bien vista entre personas civilizadas (¡ja!). Tarde más de dos años en quedarme embarazada, y me quedé a las puertas de mi primer tratamiento, con lo que eso agota física y mentalmente. Pues, no había hecho más que salir del paritorio y esos mismos que me apremiaban para que tuviera hijos (sí, hijos, así en plural) ya estaban opinando sobre cuánto tiempo debía esperar para el segundo. Pero y ¿si no quiero un segundo?. Eso no es concebible, los cánones marcan que debes tener otro chiquillo, quieras o no. Pero yo, a lo mejor quiero, pero no ahora, a lo mejor quiero, pero no en estas circunstancias, a lo mejor quiero, pero no para tener que dejar a otro bebe en la guardería con nueve meses, a lo mejor quiero, pero no puedo, quien sabe.....

En definitiva, que LA GENTE, así, en mayúsculas, tan dandoporelculo como siempre.

25 de agosto de 2014

He vuelto

Publicado por telmonollega 4 comentarios Enlaces a esta entrada




Han pasado muchos meses, demasiados, innumerables. Sólo puedo decir que lo siento. No era mi intención salir corriendo, pero la intensidad con la que he vivido todos estos meses, me absorvió por completo, sin resquicio para nada que no fuera mi bebé. Era tan deseado, que he invertido el cien por cien de mi tiempo en ella. Ahora tengo un precioso coquito que me colma de felicidad. Recupero poco a poco mi vida, ahora que coquito necesita menos de mí, sigue necesitando, claro está pero ya puedo mirar un poco más al frente y respirar hondo de vez en cuando.


Sí, he vuelto, y estoy aquí para quedarme y, como no, escuchar, aconsejar (si ese verbo es digno de usar en mi presencia), compartir, reflexionar y madurar. Muchas seguís en la búsqueda. Otras tantas ya lo habéis conseguido. Para todas ánimo y tesón.
 

Telmo no llega Copyright © 2011 Design by Ipietoon Blogger Template | web hosting